INICIO > TRATAMIENTOS: Depilación

Las técnicas de depilación se han ido mejorando y perfeccionando gradualmente para adaptarse a cada tipo de piel.

A partir del conocimiento de los distintos tipos de vellos y pieles se podrá aplicar la técnica de depilación que mejor puede adaptarse a sus necesidades:

  • La depilación con cera es uno de los métodos más comunes y utilizados por la mayoría de personas. Ya sea caliente, tibia o fría. Es uno de los métodos más tradicionales con el que se consigue un resultado prácticamente perfecto.
    • La cera caliente, al aportar calor a la piel y dilatarse el poro, consigue que el pelo salga con más facilidad. Es considerada una técnica beneficiosa y tiene un efecto exfoliante, ya que elimina las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel.
    • La cera tibia o la cera fría son las más recomendadas para personas que sufren problemas circulatorios.
  • La depilación con luz pulsada o fotodepilación es un sistema que aplica pulsos de luz de carácter policromático a través de una lámpara de xenón para hacer desaparecer el vello. Se adapta a una gran variedad de pieles y vellos.
  • La depilación eléctrica consiste en la destrucción de la zona del folículo piloso donde se encuentran las células germinativas, con el objetivo final de evitar que aparezca un pelo nuevo.

Para una información más completa y personalizada, llámenos o pídanos una cita.